sábado, 15 de septiembre de 2018

Bombas en Yemen, barcos en Cádiz…: algunas preguntas


El Gobierno confirma la venta de 400 bombas a Arabia Saudí porque no halla "ninguna razón" para no realizarla
EFE
Me puedo poner en el lugar de los trabajadores de los astilleros de Cádiz. Y también me puedo poner en el lugar de los yemeníes bombardeados por los aviones saudíes y bloqueados por los barcos saudíes. Lo que no logro es ponerme en el lugar de la “izquierda” con responsabilidades de gobierno y entenderla: Vender armas a Arabia Saudí no es aceptable.
Tratado sobre el comercio de armas. Firmado y ratificado por España; en vigor desde diciembre de 2014.
Artículo 6. Prohibiciones
3.Un Estado parte no autorizará ninguna transferencia de armas convencionales comprendidas en el artículo 2, párrafo 1, ni de elementos comprendidos en el 6 artículo 3 o el artículo 4, si en el momento de la autorización tiene conocimiento de que las armas o los elementos podrían utilizarse para cometer genocidio, crímenes de lesa humanidad, infracciones graves de los Convenios de Ginebra de 1949, ataques dirigidos contra bienes de carácter civil o personas civiles protegidas como tales, u otros crímenes de guerra tipificados en los acuerdos internacionales en los que sea parte.
¿No tiene conocimiento el gobierno de España de que el Parlamento Europeo ha pedido a los países de la UE que no vendan armas a Arabia Saudí por sus actuaciones en Yemen? ¿No tiene conocimiento de esto la Sra. Presidenta de la Junta de Andalucía? ¿No tiene conocimiento de esto el Sr. Alcalde de Cádiz?
Resolución del Parlamento Europeo sobre la situación en Yemen (2017/2849(RSP)) 
15.  Pide al Consejo que promueva efectivamente el cumplimiento del Derecho internacional humanitario de acuerdo con lo establecido en las directrices pertinentes de la Unión; reitera, en particular, que todos los Estados miembros de la Unión deben aplicar de forma estricta las normas establecidas en la Posición Común 2008/944/PESC del Consejo; recuerda, en este sentido, su Resolución, de 25 de febrero de 2016, sobre la situación humanitaria en Yemen, en la que pide a la VP/AR que ponga en marcha una iniciativa destinada a imponer un embargo de la UE a la venta de armas a Arabia Saudí, habida cuenta de las graves acusaciones de incumplimiento del Derecho internacional humanitario por este país en Yemen y que continuar autorizando la venta de armas a Arabia Saudí supondría, por tanto, una violación de la Posición Común 2008/944/PESC del Consejo;
¿No tiene conocimiento el gobierno de España de que Naciones Unidas ha constatado en un informe reciente, agosto de 2018, la existencia de información documentada que sugiere fuertemente que todas las partes implicadas en el conflicto en Yemen, Arabia Saudí incluida, son responsables de violaciones de los derechos humanos y de crímenes de guerra? ¿No tiene conocimiento de esto la Sra. Presidenta de la Junta de Andalucía? ¿No tiene  conocimiento de esto el el Sr. Acalde de Cádiz?
108. The Group has reasonable grounds to believe that the parties to the armed conflict in Yemen have committed a substantial number of violations of international humanitarian law. Subject to a determination by an independent and competent court:
(a) Individuals in the Government and the coalition, including Saudi Arabia and the United Arab Emirates, may have conducted attacks in violation of the principles of distinction, proportionality and precaution that may amount to war crimes;
Por cierto, cuando se habla de “bombas de precisión” ¿qué significa? ¿Que si se quiere que caigan sobre un autobús escolar se puede conseguir que caigan sobre un autobús escolar? ¿Que si una “bomba de precisión” ha caído sobre un autobús escolar es porque se ha apuntado al autobús escolar? O igual un día de estos nos dicen que les han vendido “bombas de precisión” fraudulentas a los saudíes.
Me puedo poner en el lugar de los trabajadores de los astilleros de Cádiz. Me puedo poner en el lugar de Kichi, si es que lo que Kichi quiere es seguir siendo alcalde de Cádiz. Triste, pero,... ¡es lo que hay! Y les deseo que puedan dormir tranquilos la próxima vez que los saudíes hagan una salvajada en Yemen.
Y del gobierno de España, ¿qué? ¿Prevaricación?
Luis Morera Sanz

sábado, 30 de junio de 2018

Prosperidad y calidad de vida (Propuestas de futuro para la ciudad)


En los últimos tiempos se han generado desde el Ayuntamiento, documentos que ofrecen planes para el “desarrollo económico de Córdoba”.  Son documentos, que suelen dejar contentos a los empresarios de la ciudad y no tan satisfechos a otras fuerzas sociales.
En uno de ellos, quizás el más ambicioso, fechado en Julio del 2016 y titulado Plan para el emprendimiento y el desarrollo económico de la ciudad de Córdoba se plantea un modelo de ciudad que se apoya en torno a cuatro elementos básicos:
  • Una Córdoba industrial… que sea atractiva para la implantación de las empresas, como fórmula para crear empleo digno y retener talento en nuestra ciudad. Especial atención merecen las empresas exportadoras que hacen que el valor añadido redunde en la riqueza de la ciudad. 
  • Una Córdoba turística… que aproveche su posición referente en el turismo patrimonial e histórico para impulsar otros emergentes, como el gastronómico, el medioambiental o el de eventos culturales y de congresos, aprovechando la oportunidad para redactar un nuevo plan estratégico para el turismo, y sumando a las inversiones en infraestructuras necesarias, una adecuada gestión posterior (centro de congresos, centro de convenciones, museos, monumentos y patrimonio, centro de recepción de visitantes…). 
  • Una Córdoba verde… que extraiga las potencialidades de su entorno medioambiental para el turismo (sierra) y la industria agroalimentaria. 
  • Una Córdoba para vivir y para vivirla… que atraiga por su calidad de vida a inversores y visitantes, que conviertan a Córdoba en una ciudad productiva y productora.

Este documento hace del crecimiento económico la única forma de mejorar la vida de los habitantes de una ciudad, al margen de sus consecuencias. En él se defiende que todos debemos apoyar a los llamados emprendedores que supuestamente van a traer ese crecimiento. Insisten en las nuevas tecnologías como vía para solucionar los variados problemas ciudadanos. Los dos últimos elementos, “una Córdoba verde” y “una Córdoba para vivir y vivirla”, pierden pronto su atractivo inicial, ya que tras su envoltorio hay un único objetivo: el crecimiento económico que produciría el desarrollo turístico al que sirven. Para ello, primero, y con fondos de todos, habría que hacer de Córdoba; “una ciudad atractiva para el visitante y el inversor”.
Crecimiento y/o futuro sostenible
El principal defecto de este tipo de documentos estaría en que se habla poco de los cordobeses y cordobesas que no sean emprendedores o emprendedoras. Usualmente carecen de unas frases sobre la situación de la ciudad y, de cómo se ha llegado hasta aquí, quizás hayan pensado que por ser tema desagradable mejor dejarlo para otro momento. Por el contrario, están especialmente preocupados por los negocios que algunos cordobeses y cordobesas pueden hacer en la ciudad, suponiendo, como es costumbre, que los beneficios que obtengan se trasladarán de forma automática al conjunto de sus habitantes.
La historia reciente ha mostrado la falsedad de esta suposición del más rancio capitalismo neoliberal. ¿Están los éxitos económicos y ganancias de los “emprendedores” de CAJASUR, PRASA, Arenal 2000, NORIEGA, Pérez Jiménez, ATS, MUSA, COSMOS, RABANALES 21, reflejados en la buena vida del cordobés o la cordobesa de hoy  o solo sirvieron para mejorar el nivel de vida de los familiares directos de los emprendedores, de los copropietarios de sus sociedades y de los políticos que colaboraron en sus aventuras? Es una buena pregunta de cuya respuesta debería ocuparse quien quiera tener un plan de futuro para la ciudad y que además pretenda evitar lo que han sido clamorosos errores que todavía sufrimos.
En estos documentos se sigue priorizando los problemas de aquellas capas que de una forma u otra han controlado nuestra ciudad durante los últimos decenios, ofreciendo diversos proyectos sobre los más diversos temas, en general medioambientalmente insostenibles. Se mezcla lo verde con la construcción de carreteras, los parques industriales con centros culturales millo-narios en coste… Además, como no podía ser menos, para mostrar la modernidad, se ofrecen medidas para la transformación digital de la ciudad, medidas que llegan a una sospechosa concreción, dando la impresión de que entre los amigos de los redactores están emprendedores de “Silicon Valley”, que aquí, a diferencia de aquellos, necesitan fondos públicos para sus proyectos, lo que los lleva a proponer la creación de varios organismos que sirvan para la colocación de amigos y colaboradores. Especial relevancia tendría, y cito textualmente, “el puesto de CIO de transformación digital (Chief Information Officer), un cargo destinado exclusivamente al ámbito de la transformación digital de la ciudad”.
Otro aspecto a destacar sería la gran relevancia que se da a los visitantes, dado que todo lo referente a una ciudad verde, y la forma de vivir, se piensan para atraerlos. Se trata al visitante como materia prima de una mercancía que, convenientemente unida al trabajo del cordobés o cordobesa, permite el beneficio de nuestros emprendedores o aprendices de capitalistas. No parecen ser conscientes de que los visitantes son una materia muy vulnerable, y afectada por vaivenes sociopolíticos y económicos difíciles de controlar. Apostar el desarrollo y la calidad de vida de los habitantes de las ciudades a esta mercancía (los visitantes) debería ser observada con mucha precaución, si lo que queremos es tener un futuro medianamente sostenible.
Los visitantes, por mucho que se insista, son solo una parte pequeña en la vida de los habitantes de cualquier ciudad que apueste por un futuro sostenible. En aquellas ciudades con un interés histórico o ambiental, caso de Córdoba, se debe luchar por no hacer de ellos la base de su economía. Se hace muy importante analizar a los llamados emprendedores del sector turístico, empresarios de negocios de hostelería y servicio y especialmente las vías que usan para obtener sus beneficios. Deberemos evitar que el uso sin control de las inversiones públicas, para disfrute de todas las personas, conlleve elevados índices de explotación de los trabajadores y trabajadoras y que sea esa la única base del enriquecimiento del sector. Debemos procurar que este mal llamado emprendimiento termine marcando de forma negativa la vida del conjunto de los habitantes de la ciudad.
Prosperidad y Calidad de vida
Si tuviéramos que elaborar un documento similar al que hablamos, empezaría por considerar que lo principal de las ciudades son sus habitantes. Reconocería que es difícil de resumir y de ordenar por prioridades e importancia sus actividades y necesidades, cuando la mayoría son trabajadores y trabajadoras por cuenta ajena, bien del Estado, en sus múltiples formas, bien de otra u otro empresario o bien es trabajador autónomo o trabajadora autónoma. Sin olvidar al 27% que no encuentra trabajo, aunque lo busca, y aquellas que realizan trabajos sin ser asalariadas; las amas de casa y las que realizan trabajos voluntarios de ayudas a enfermos, necesitados o de protección al medio ambiente.
La calidad de vida de este grupo humano pasa por disponer de una vivienda digna, no necesariamente en propiedad, tener unos ingresos mínimos decentes (por ejemplo, por medio de una Renta Básica Universal), unos servicios básicos asequibles, de luz, de agua, y unos transportes públicos adecuados en precio, comodidad y frecuencia. A esto debemos añadir una educación y una sanidad pública de calidad, unos lugares (parques o zonas verdes en cada barrio) donde sus hijos puedan disfrutar de asueto y realizar deportes, lugares donde puedan estar acompañados de los mayores, por lo que habrá que dotarlos de una fácil accesibilidad y de personal que cuide tanto de ellos como de sus nietos.
Teniendo en cuenta las dificultades económicas, que encontraríamos para la puesta en marcha de estas medidas, deberíamos evitar que el apoyo se reduzca a los que ya detentan el poder social o económico. Debemos buscar propuestas para aumentar la buena vida de los cordobeses y cordobesas que solo tienen su fuerza de trabajo como riqueza, la empleen o no y que, aunque no lo parezca, concentran la mayoría de la actividad económica y social de la ciudad.
Propuestas y prioridades
Estas propuestas deberán integrarse en una economía sostenible y respetuosa con el medio ambiente, dado el agotamiento evidente de los recursos energéticos dominantes; gas, carbón, energía nuclear y petróleo. Córdoba, como el resto del país, es una ciudad que ha carecido de esas fuentes energéticas tradicionales, aunque sufre en su proximidad un cementerio de residuos nucleares. Las fuentes de energía de las que dispone en su entorno sin embargo son sostenibles y renovables; la solar y la eólica. Por ello cualquier plan de futuro deberá tener en cuenta estos hechos, especialmente cuando los síntomas del cambio climático se hacen evidentes en nuestro entorno.
Para lograr esa buena vida, los habitantes deberían ser animados y/o ser capaces de generar sus propios proyectos y tener la capacidad de autogestionarlos, o al menos disponer de vías de expresión y organización colectivas (sindicatos, asociaciones, ...) que muestren a los representantes políticos en la ciudad que la producción de mercancías es solo una parte de la buena vida y que, como representantes, deberían emplear su tiempo, sus energías y los recursos públicos (que no son infinitos en una economía globalizada) en hacer de la ciudad un lugar más habitable y generadora de una más elevada calidad de vida para todos, con visitantes o sin ellos.
Como parecen mostrar estos documentos, la ciudad de Córdoba carece de proyectos consensuados, y a largo plazo, para sus habitantes, lo que lleva permitiendo que cada cierto tiempo aparezcan los supuestos emprendedores que utilizan a la ciudad, como fuente de negocio y beneficio, bajo el chantaje de la creación de empleo y con los caramelos de ofrecer eventos varios. Para estos emprendedores da lo mismo que la actividad sea el turismo, la cultura, la biomedicina, la agroalimentación, la joyería o internet y sus aplicaciones todas ellas sirven para hacer planes que duren el tiempo necesario para enriquecerse y pasar luego a otra. En tanto, el conjunto de habitantes ven como se deteriora la vida social y económica y sus hijos deben optar entre el subempleo o la emigración.
Para terminar, debemos reconocer que cualquier plan que busque una ciudad integrada y compacta y no difusa como la actual, debe reconocer que los habitantes de los distintos espacios o barrios parten de una situación diferente en lo que hemos llamado calidad de vida. No es lo mismo la zona del casco histórico, con su Mezquita como centro de atracción de visitantes, que el Brillante con sus chalets, o que el distrito centro repleto de actividad comercial. Son también distintas las condiciones que tienen los habitantes de los barrios que rodean a ese centro histórico y comercial entre los que se encuentran barrios con una enorme actividad social junto a otros claramente deprimidos. No podemos tampoco olvidar el tema de las parcelaciones, ilegales, alégales o legales, que en nuestra ciudad ocupan un espacio tan extenso como el resto de la ciudad y responsables de que Córdoba sea una ciudad difusa.
Los problemas creados durante decenas de años no podrán solucionarse en poco tiempo. Primero, habría que definir un mínimo común de servicios y condiciones que deben tener todas las zonas de la ciudad y marcar el camino que deberá, en el largo plazo, convertir a la ciudad en ese conjunto social integrado medioambientalmente y con una economía que ofrezca a sus habitantes un futuro no de crecimiento y si de prosperidad. D. Ll.
Encartes21